Reserva tu estancia :

Más Opciones

Nosotros sabemos cuales son las mejores zonas para ir de compras sin  tener que renunciar a tu presupuesto.

Tu hogar en Barcelona, el mejor lugar para iniciar un recorrido increíble. "Lo que bien empieza, bien acaba" deja que desde aquí comience un itinerario que terminará aún mejor.

El Paseo de Gracia es la avenida principal de Barcelona y una de las avenidas más famosas en el mundo, debido a su importancia turística, áreas comerciales, negocios y un gran escaparate de destacadas obras de arquitectura modernista.

La Rambla de Cataluña (Rambla de Catalunya) paseo obligatorio de todos los barceloneses es un lugar perfecto para ir de compras. Son bulevares anchos, casi sin tráfico y por supuesto con una gran variedad de tiendas así como otros artículos más especializados. Un paraíso para el comprador y boutiques de moda exclusivas.

La Calle Pelayo (Pelai) es una de las más céntricas de Barcelona, nace en las Ramblas y acaba en la Plaça de la Universitat. Se trata de una calle muy animada, decorada con tiendas especializadas, zapaterías y un gran centro comercial.

El Portal del Ángel es una calle peatonal de Barcelona famosa por reunir un gran número de establecimientos, por lo que es una calle mayormente comercial. Dicha calle se comunica con la plaza Cataluña y con calles como Cucurulla o Portaferrissa, entre otras. Destaca por albergar una gran cantidad de tiendas, sobre todo de moda, así como establecimientos de comida rápida.

Portaferrissa (puerta de hierro) es una de las calles más concurridas por los barceloneses y es una de las calles comerciales más bonitas de la ciudad durante el día y muy tranquila y silenciosa. Es para disfrutar de tiendas de moda juvenil. Destaca por las tiendas multi marca donde una puede comprar atuendos originales.

En la boca del barrio de la Ribera se encuentra una calle donde los originales diseños de un nuevo mundo de la moda se mezclan con las terrazas de los distintos cafés para ofrecer al visitante una experiencia única. La Argenteria, era la platería, antiguo oficio reservado a los Judíos y de el recibe esta calle su nombre.

El nuevo Paseo del Borne salpicado de múltiples restaurantes chic y tiendas de interiorismo se culmina con un espectacular mercado (cerrado por renovación). El ambiente bohemio del creciente barrio se refleja en la cara de los paseantes de este famoso paseo. Sin duda, una obligada caminata por los recovecos del barrio.