Reserva tu estancia :

Más Opciones

Descubre el centro Gótico de la ciudad, con la ayuda de nuestra ruta te invitamos a perderte por sus centenarias calles.

Tu hogar en Barcelona, el mejor lugar para iniciar un recorrido increíble. "Lo que bien empieza, bien acaba" deja que desde aquí comience un itinerario que terminará aún mejor.

La catedral gótica de Barcelona es el resultado de una obstinada tenacidad ciudadana: las obras se prolongaron durante seis siglos, del XIII al XIX. Hoy en día, resplandece, airosa, en el límite de lo que fue una ciudad romana.

El poder gubernamental se cita en la plaza San Jaime. Por un lado, se encuentra el “Palau de la Generalitat”, con una fachada renacentista, sede del gobierno Catalán; por otro lado, se encuentra el “Ajuntament de Barcelona” (Ayuntamiento de Barcelona).

La gran plaza porticada de Barcelona se distingue por tener un trazo rectilíneo, palmeras altas y terrazas soleadas. Hay un gran número de bares, restaurantes y clubes musicales.

La iglesia románica de Santa María del Mar (siglo XIV) se encuentra culminada por dos torres octagonales y un bello rosetón. El interior muestra una elegancia impresionante, con gran altura y una nave ancha, contrastado con las esbeltas y sombrías columnas que sostienen el centenario techo.

El ondulado y dinámico techo del Mercado de Santa Caterina, aguantado por una expresiva estructura, reproduce los colores de la fruta y de la verdura, contagiando así, su espíritu juvenil en el barrio histórico.

Doménech i Montaner plasmó en el “Palau de la Música Catalana” su gran joya del modernismo: una sala de conciertos deslumbrante, ornamentada profusamente, policromada, fruto de su talento arquitectónico y la artesanía local. Edificado entre 1905 y 1908, el palacio es el escenario musical Barcelonés por excelencia.